Tercera Lección: El poder de tener una vida cristiana dinámica.

index

Todos los días nos enfrentamos a opciones: qué decir, a dónde ir, o qué hacer. A medida que tomamos algunas decisiones, ¿cómo observamos la vida desde la perspectiva de Dios y cómo vivimos de una forma agradable a Dios?

1. El Espíritu Santo es la fuente de poder de la vida cristiana.

Tal como nuestra relación con Dios depende totalmente de lo que Dios ha hecho por medio de Jesucristo, así también el poder de la vida cristiana proviene totalmente de Dios. Para poder vivir la vida cristiana que Dios desea, debemos obtener continuamente el poder de Dios, por medio del Espíritu Santo. Pero, ¿quién o qué es el Espíritu Santo y qué es lo que hace?

Él es Dios

”En efecto, ¿quién conoce los pensamientos del ser humano sino su propio espíritu que está en él? Así mismo, nadie conoce los pensamientos de Dios sino el Espíritu de Dios. Nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo sino el Espíritu que procede de Dios, para que entendamos lo que por su gracia él nos ha concedido.” (1 Corintios 2:11-12)

Él vino a vivir en usted.

“Sin embargo, ustedes no viven según la naturaleza pecaminosa sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios vive en ustedes. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de Cristo.” (Romanos 8:9)‘‘

Él vino a convencer al mundo en cuanto al pecado y la justicia

”Y cuando él venga, convencerá al mundo de su error en cuanto al pecado, a la justicia y al juicio” (Juan 16:8)

Él vino a enseñarle la verdad.

”Pero cuando venga el Espíritu de la verdad, él los guiará a toda la verdad” (Juan 16:13)

Él vino a glorificar a Cristo

Jesús dijo:”Él me glorificará porque tomará de lo mío y se lo dará a conocer a ustedes.” (Juan 16:14)

Él le confirma su relación con Dios.

”Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios son hijos de Dios. Y ustedes no recibieron un espíritu que de nuevo los esclavice al miedo, sino el Espíritu que los adopta como hijos y les permite clamar: "¡Abba! ¡Padre!" El Espíritu mismo le asegura a nuestro espíritu que somos hijos de Dios.” (Romanos 8:14-16)

Él es la fuente de las cualidades cristianas en su vida.

”En cambio, el fruto del Espíritu es amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, humildad y dominio propio.” (Gálatas 5:22-23a)

(Cristo dijo) “Permanezcan en mí, y yo permaneceré en ustedes. Así como ninguna rama puede dar fruto por sí misma, sino que tiene que permanecer en la vid, así tampoco ustedes pueden dar fruto si no permanecen en mí. Yo soy la vid y ustedes son las ramas. El que permanece en mí, como yo en él, dará mucho fruto; separados de mí no pueden ustedes hacer nada” (Juan 15:4-5)

“Pero cuando venga el Espíritu Santo sobre ustedes, recibirán poder y serán mis testigos tanto en Jerusalén como en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra” (Hechos 1:8)

2. No todos los cristianos experimentan el poder del Espíritu Santo. A pesar que el Espíritu Santo vive dentro de todos los cristianos, no todos son llenos o dirigidos por el poder del Espíritu Santo. La Biblia nos dice que hay tres tipos de personas; la natural, la espiritual y la carnal.

La persona Natural. Son aquellos que no han creído que la muerte de Cristo pago por nuestros pecados y por tanto, Cristo no vive en ellos. (Vea 1 Corintios 2:14).

La persona Espiritual: Son aquellos que han creído en Cristo y lo han hecho su Señor y Salvador, y confiado en el poder del Espíritu Santo para vivir una vida Cristiana (vea 1 Corintios 2:15)

La Persona Carnal: Son aquellos que han creído en que Cristo pago con su muerte por sus pecados, pero confían mas en sus propias capacidades para vivir la vida Cristiana (Carnal se refiere a todos los deseos que “satisfacen la carne” los cuales son opuestos a los “deseos del espíritu”). Un cristiano carnal, vive bajo el control de la “carnalidad” no en el poder del Espíritu Santo. (Vea, 1 Corintios 3:1,2). A pesar que Cristo vive en la persona carnal, el Espíritu Santo no lo dirige. En lugar de eso, la persona aun continua teniendo el control.

3. Usted puede ser lleno con el poder del Espíritu Santo. La abundante vida Cristiana es cuando Cristo vive en y a través de ti para dirigir y controlar la vida del creyente. Puedes ser lleno del Espíritu Santo solamente por FE, por la confianza en que Dios produce en ti una vida fructifica tal como EL lo prometió. Los siguientes tres pasos explicaran como puedes ser lleno de Su Espíritu.

Confiesa todos tus pecados conocidos “ Si en mi corazón hubiera yo abrigado maldad, el Señor no me habría escuchado” (Salmos 66:18)

Entregar cada área de tu vida a Cristo. “Por lo tanto, no permitan ustedes que el pecado reine en su cuerpo mortal, ni obedezcan a sus malos deseos. No ofrezcan los miembros de su cuerpo al pecado como instrumentos de injusticia; al contrario, ofrézcanse más bien a Dios como quienes han vuelto de la muerte a la vida, presentando los miembros de su cuerpo como instrumentos de justicia” (Romanos 6:12-13)

Cree que el Espíritu Santo te llenara.

Puedes ser lleno del Espíritu Santo solamente por FE. Esta oración es una buena manera de expresar tu FE. “Querido Padre, se que he estado manejando mi propia vida y como resultado he pecado contra Ti. Te agradezco que hayas perdonado mis pecados a través de la muerte de tu hijo Jesucristo en la Cruz. Y ahora invito a Cristo a que tome su lugar en el trono de mi vida. Lléname con tu Espíritu Santo así como me lo has prometido. Como una manifestación de mi FE, te agradezco por tomar el control de mi vida y ser lleno del Espíritu Santo”

Si este es el deseo de tu corazón, puedes hacer esta oración en este momento y ser lleno con el Espíritu Santo.

*Indica los campos requeridos.

*No se venderá o regalará su información personal.

4. Usted puede estar lleno del poder del Espíritu Santo continuamente.

Si usted se da cuenta que ha retomado el control de su vida por causa del pecado, intente “respirar espiritualmente”. Usted necesita exhalar las impurezas por medio de la confesión de sus pecados, e inhalar lo puro al entregarle el control a Jesús y pedirle a Dios, por medio de la fe, que le llene con su Espíritu.

Exhale lo impuro

”Si confesamos nuestros pecados, Dios, que es fiel y justo, nos los perdonará y nos limpiará de toda maldad.” (1 Juan 1:9). También lea Hebreos 10:1-25.

Recuerde, la confesión incluye lo siguiente:

-Estar de acuerdo con Dios de que ha pecado.
-Agradecerle por haberle ya perdonado.
-Confiar que le cambiará sus acciones y actitudes malas.

Inhale lo puro

-Entregue el control de su vida a Cristo.
-Confie que Él le guiará y dará poder.

Sugerencias para crecer aún más

Siga teniendo 15 minutos diarios a solas con Dios; lea la Biblia y ore.

Resumen

El Espíritu Santo es la fuente de poder para vivir una vida cristiana. Usted necesita confesar continuamente sus pecados y dejar que Dios controle su vida, tiene que pedirle que le llene del Espíritu Santo.

La próxima lección (cuarta lección): Usted puede confiar en Dios solamente en relación con cuánto le conozca. Aprenda a conocerle más en .

Respuestas
1b) Porque Él nos da las palabras y el valor de decirlas.

3) Dios no puede tener ninguna relación con nosotros hasta que concientemente tengamos corazones limpios delante de Él.

Cuarta Lección: El crecimiento de su relación con Jesús